Nuevas recetas

¿Es un antiguo pueblo fantasma ahora el mejor lugar para vivir en Estados Unidos?

¿Es un antiguo pueblo fantasma ahora el mejor lugar para vivir en Estados Unidos?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Fuimos a Park City, Utah, para conocer su gran vida

Park City, Utah, fue nombrado recientemente el mejor lugar para vivir en Estados Unidos por la revista Outside.

Aunque Park City, Utah, acaba de ser votada como "el mejor lugar para vivir" en Estados Unidos por Fuera de revista, tampoco es un mal lugar para visitar.

¿Es un antiguo pueblo fantasma ahora el mejor lugar para vivir en Estados Unidos? (Diapositivas)

La mayoría de los visitantes vienen en invierno, una época en la que Park City tiene nieve saliendo del Wasatch, para esquiar en uno de los tres principales centros turísticos de la zona o para ir al cine en el Festival de Cine de Sundance anual de Robert Redford. También es un gran lugar para pasar el rato en verano y otoño, como descubrí en una visita la semana pasada.

Pero si hubieras venido aquí hace 30 años, habrías encontrado un pueblo fantasma que había pasado el tiempo. A fines del siglo XIX, Park City, que ahora está a solo 40 minutos en automóvil hacia las montañas desde el Aeropuerto Internacional de Salt Lake, estaba plagado de mineros que excavaban en busca de plata y plomo.

Después de estar inactivo durante la mayor parte de los 20th Century, Park City comenzó a cobrar vida en las décadas de 1980 y 1990, y su renacimiento fue coronado por los Juegos Olímpicos de Invierno de 2002, cuyos principales eventos al aire libre se llevaron a cabo aquí.

Siga leyendo para conocer mis experiencias en este antiguo pueblo fantasma convertido en un bullicioso resort de lujo.


Creando lugares: de la ciudad fantasma a la ciudad industrial

Industry City, un complejo industrial de finales del siglo XIX, comenzó como un centro monumental de fabricación, almacenamiento y distribución intermodal en Sunset Park, Brooklyn.

Sus 35 acres mantuvieron un tráfico constante de 25.000 trabajadores y marineros diarios durante todo el siglo XX, lo que convirtió a Brooklyn en un importante puerto marítimo internacional. Se hizo relevante incluso antes de que la Estatua de la Libertad apareciera justo en frente de ella, otorgándole una vista generosa.

Sin embargo, alrededor de la década de 1960, el declive de la fabricación urbana convirtió a Industry City en un pueblo fantasma.

En 2013 algo cambió.

Caminando por Industry City, hoy te encontrarás rodeado de espacios bien diseñados y tiendas de comida y bebida de moda.

Una de las marcas favoritas de helados orgánicos. Un ganador de tanque de tiburones. Una cafetería que vende el arte y la ciencia de hacer café, junto con su taza habitual. Un chocolatero. Un espacio de coworking vibrante. Un fabricante de sombreros. Y más. Según sus fuentes, en los últimos dos años, todo el espacio “ha alquilado más de dos millones de pies cuadrados de espacio”.

Actualmente alberga a 4.500 personas y 400 empresas.

¿Qué sucedió? Vamos a ver.


Mineral de Pozos de México: un pueblo fantasma cobra vida como una colonia de artistas

Llegué al inquietante y viejo Mineral de Pozos en medio de una tarde medio soleada, con sombras de nubes de algodón de azúcar arrastrándose sobre los escombros de adobe, las ruinas recuperadas, los matorrales de cactus y las calles adoquinadas poco transitadas. Nunca he oído hablar del place, había dicho un empleado de hotel en español mientras me preparaba para hacer el viaje de 50 millas desde Querétaro. Otro empleado dijo: Yo tengo. Es pequeño. Muy pequeña, dijo un taxista. Ahora estaba aquí, pagando al taxista, despidiéndome con la mano, volviéndome para enfrentar una escena tan polvorienta y abandonada como la que Butch Cassidy y el Sundance Kid encontraron en su llegada cinematográfica a Bolivia. Sobre viejos postes colgaban calaveras blanqueadas. Las manecillas del reloj que se elevaba sobre la plaza principal estaban congeladas. En una capilla abandonada que ahora sirve como corral de cabras, cactus de 4 pies se levantaron de los aleros. Podría haber disparado un cañón en esa plaza principal y no golpear a nadie, aunque podría haber molestado a uno o dos perros dormidos.

Los mexicanos llaman a sus pueblos fantasmas pueblos fantasmasy Mineral de Pozos, a unas 185 millas al noroeste de la Ciudad de México y a 40 millas al noreste de San Miguel de Allende, es una de ellas, una reliquia del gran auge de la minería mexicana de fines del siglo XIX.

Pero Pozos no está muerto. Está creciendo lentamente, a sus fantasmas se unen quizás 3.500 residentes que han comenzado a llenar las ruinas recuperadas con arte contemporáneo y música prehispánica. La ciudad tiene tres hoteles, de ocho a diez galerías de arte (dependiendo de cómo las cuente) y quizás 50 estadounidenses, muchos de ellos artistas, que viven aquí al menos a tiempo parcial.

Pero nada de eso afecta la naturaleza del lugar. Si el mexicano acordeonista Flaco Jiménez y Texan guitarrista Willie Nelson alguna vez se unió para hacer un álbum conceptual sobre el arrepentimiento, la decadencia, la renovación y las suculentas del desierto alto, que deberían, tendrán que tomar la foto de portada aquí.

Encontré mi hotel, la Casa Montaña, pregunté por un guía y pronto estaba estrechando la mano de Marco Antonio Sánchez, cuya historia familiar cuenta la historia de Pozos: Sus abuelos trabajaban en las minas. Sánchez, por otro lado, se gana la vida fabricando, vendiendo y tocando instrumentos musicales prehispánicos y, ocasionalmente, guiando a recién llegados como yo. (Hablamos principalmente en español, pero él pareció entender cada palabra que pronuncié en inglés).

Comenzamos nuestro recorrido en el medio de la ciudad, donde las estructuras abandonadas parecen superar en número a los edificios ocupados alrededor de tres o dos. En las afueras de la ciudad, la proporción es más de 10 a uno. Y luego están las afueras.

En una encrucijada rústica entre el pueblo y la mina Santa Brígida al noreste, nos detuvimos para preguntarle a un lugareño llamado Pepe Fernández sobre las condiciones de la carretera.

"Es feo de esta manera", dijo en español, mirando hacia un camino accidentado. "Pero es más feo esta camino —añadió, mirando hacia otro.

Aún así, fueron solo unos pocos kilómetros. En poco tiempo, estábamos agachados en medio de las ruinas de una antigua hacienda minera, el cielo se extendía por encima de donde debería haber estado un techo, mirando hacia las profundidades negras de un viejo pozo (pozo).

Muy profundo, Me advirtió Sánchez. (Pozo: bien. profundo: profundo.)

En Santa Brígida, un trío de voluminosos hornos de piedra se alzaban como pirámides o quizás chimeneas en un crucero medio enterrado. En la mina Hacienda de Cinco Señores en el extremo oeste de la ciudad, los edificios se arqueaban y se extendían por la ladera, las paredes estaban plagadas de extrañas aberturas que alguna vez tuvieron todo tipo de maquinaria de extracción de minerales. Rayos de sol locos y sombras por todas partes.

Algunas de las antiguas minas son propiedad de particulares, otras son propiedad de ejido, organizaciones comunales, y algunas están en disputa. A veces se pide una tarifa de admisión modesta, a veces no.

En cuanto a las medidas para garantizar la seguridad o prevenir el vandalismo, casi no hay. En Santa Brígida y Cinco Señores, los sitios más grandes, los pozos profundos estaban mínimamente marcados. Es un lugar horrible para los niños sin supervisión, un lugar excelente para contratar un guía. (Hay un par de ellos en la ciudad que hablan más inglés que Sánchez).

Tampoco propongo Pozos como un lugar de luna de miel, y reconozco que la mayoría de los viajeros probablemente no elegirían este destino por sí mismos. Pero Pozos se encuentra a poco menos de una hora en automóvil de San Miguel de Allende, uno de los mayores imanes para los turistas con inclinaciones culturales en todo México, aproximadamente a una hora de Santiago de Querétaro, que tiene un centro histórico fascinante y un aeropuerto conveniente y a unas dos horas de Guanajuato, otra ciudad artística rica en historia y energía universitaria.

Entonces, si eres pintor, fotógrafo, fanático de la historia, fanático de la arquitectura, fanático de la mineralogía o simplemente un buscador de paisajes singulares, este podría ser el comienzo de una aventura más grande.

Y ahora es una aventura más barata: después de dos años de cotizar a 10 u 11 pesos por dólar, el peso en mi visita el mes pasado se había debilitado a alrededor de 13 por dólar.

La seguridad será una cuestión, pero si revisa los 34 párrafos del Departamento de Estado de los EE. UU. De advertencias actuales sobre delitos y seguridad para los turistas en México, Pozos no aparece. Varios lugareños me dijeron que la ola de crímenes en otros lugares no ha hecho mucha diferencia en la vida diaria aquí, excepto quizás para ralentizar el flujo de visitantes.

Cada mayo, hay un festival de mariachis cada julio, un festival de música prehispánica cada septiembre, una celebración de las plantas de nopal y maguey. (El nopal, también conocido como nopal, es un ingrediente ocasional en tacos y platos de huevo. El maguey, también conocido como agave, es un ingrediente indispensable en el tequila). Hay caminatas artísticas en verano e invierno, y una o dos visitas a casa y ... visitas al jardín anualmente.

Desde hace algunos años, Fernández lidera paseos a caballo, cobrando alrededor de $ 20 por persona por hora. Este año se han abierto dos galerías y dos tiendas de artesanía.

Cuando me quedé dormido esa primera noche, en una cama con dosel en una habitación espaciosa y bien equipada, imaginé a toda la ciudad como un artefacto llevado por un artista al estudio, no un artefacto convencionalmente bonito, pero uno absorbente, evocador, convincente, misterioso.

Y luego deseé tener una aspirina, porque Pozos está a unos 7.500 pies sobre el nivel del mar y mi dolor de cabeza por la altura no disminuyó hasta la mañana siguiente, cuando Sánchez me guió a través de los hitos del resurgimiento de la ciudad.

Por supuesto, Teresa Martínez estaba en el itinerario. Hace quince años, me dijo Martínez, había venido a la ciudad para encerrarse dos años y escribir una novela. En cambio, Martínez (que nació en Monterrey, México, pero pasó muchos años estudiando y trabajando en California y Nueva York) terminó lanzándose como emprendedora.

En 1995, había convertido una antigua fábrica de puros en un hotel / restaurante / galería de cinco habitaciones. En una habitación de invitados de su Casa Mexicana, un pimentero vivo de 20 pies atraviesa el techo. Otro, conocido como la Torre, está dispuesto como un loft de cuatro niveles, adecuado para una Rapunzel mexicana.

Después de todos estos años como pionero, Martínez admite cierto cansancio. De hecho, recientemente cerró su restaurante, Café des Artistes, y redujo la Casa Mexicana a las noches de jueves a domingo. Pero también ha agregado servicios de spa y masajes y puede reabrir el restaurante en enero.

El siguiente capítulo de la historia de Pozos se encuentra al lado: la Casa Montana, un hotel / restaurante / galería que apareció en 2000, lo que le dio competencia a Martínez pero también le aseguró que, en sus palabras, "no estaba loca".

Esta empresa fue creada y está dirigida por Susan Montana, una expatriada de Nuevo México. En lugar de asumir una ruina, Montana construyó desde cero, contratando trabajadores que usaban el mismo estilo local de mampostería de piedra astillada que se ve en los edificios de toda la ciudad. (Martínez y Montana también funcionan como agentes de bienes raíces, cortejando a compradores estadounidenses con casas rehabilitadas a precios tan bajos como $ 95,000 a más de $ 300,000).

Pero la última competencia de hospedaje en la ciudad, y la más formidable, es la Posada de las Minas, inaugurada en 2005 aproximadamente a una cuadra colina arriba y diseñada y dirigida por David y Julie Winslow de Houston y Pozos.

Es el alojamiento más grande de Pozos (ocho habitaciones), adornado con arte popular y contemporáneo, con un patio central, restaurante, jacuzzi y jardines, los interiores tan saturados de color como las calles exteriores blanqueadas por el sol.

Cuando compraron la propiedad, David Winslow me dijo: “No había techos ni pisos en el segundo nivel. Y sólo una de las columnas del patio estaba en pie ". Ahora hay seis columnas alrededor de ese patio y un techo retráctil arriba. La próxima vez me quedaré en la Posada de las Minas.

Al igual que con los otros alojamientos, la posada de Winslows recibe a la mayoría de sus visitantes los fines de semana (cuando las galerías están abiertas), y el verano y el invierno son mucho más concurridos que la primavera o el otoño. Aunque la mayoría de los huéspedes que pasan la noche en la ciudad son viajeros mexicanos de alto nivel, los tres posaderos tienen como objetivo cortejar a los estadounidenses que buscan un San Miguel de Allende más pequeño y lento.

Por cierto, si lleva la cuenta en casa, ha contado un total de 18 habitaciones en los tres hoteles de la ciudad. En mis rondas, vi 17 de ellos. (Una cerradura estaba rota). Y me di cuenta de que la noche que llegué, yo era el único huésped del hotel en la ciudad.

Por desgracia, la soledad no duró. Antes de la mañana siguiente, un cuarteto de elegantes mujeres de habla hispana se presentó para una comida en Casa Montana, y un par de fotógrafos se habían registrado en la Posada de las Minas. Pero en una ciudad como Pozos, es bastante fácil imaginarse como un Hombre Omega.

Pozos nació en 1576 como un pueblo minero y creció a trompicones junto a media docena de otras ciudades en auge en la región central alta y accidentada que los mexicanos llaman el Bajío. En los últimos años del siglo XIX, el número de minas en funcionamiento había llegado a 300 y la población en Pozos solo había llegado a 70.000.

Pero luego vino la Revolución Mexicana de 1910. Las minas comenzaron a cerrarse y muchas se inundaron. Los precios de la plata cayeron. Y no ayudó que muchos residentes de Pozos fueran católicos militantes en un momento en que el gobierno mexicano estaba dominado por fuerzas anticatólicas. Pozos estaba condenado.

Para la década de 1950, dicen algunos, el pueblo se había reducido a unos 200 y se convirtió en un exurbio medio olvidado de la pequeña ciudad de San Luis de la Paz, a unas 5 millas de distancia.

Aún así, si miras de cerca las calles de Pozos, ves signos de su nueva vida bohemia.

En 1982, el gobierno mexicano declaró a la ciudad un tesoro histórico nacional. En la calle Centenario y Leandro Valle, dos calles por las que los mineros solían caminar al trabajo, el taller Sánchez, Camino de Piedra, es uno de los tres escaparates dedicados a la fabricación y venta de instrumentos musicales prehispánicos, principalmente tambores, flautas y silbatos.

Otros tres fabricantes de instrumentos se encuentran dispersos en otras partes de la ciudad entre las galerías y estudios, incluida la Galería 6, que Nick Hamblen y Manrey Silva abrieron hace unos cuatro años.

Su espacio para vivir / trabajar, en el Jardín Principal cerca de Casa Montana y Casa Mexicana, incluye un jardín generoso, un par de sombreros de vaquero maltratados que cuelgan en la pared de piedra, un grupo de pájaros domésticos y un frasco lleno de plumas amarillas y verdes. . La mayoría de sus ventas, tan diversas como pinturas y fotografías abstractas, son para visitantes y expatriados estadounidenses, y la mayor parte del arte que muestran está hecho por expatriados.

Otro estudio y galería pertenece a Dan Rueffert, un artista que pasó tres décadas en la cercana San Miguel, luego compró una propiedad aquí e invirtió en un restaurante. Ahora puede caminar dos cuadras desde su casa casi terminada hasta el restaurante del que es copropietario, Los Famosos de Pozos.

Si Rueffert continuaba dos cuadras más, estaría en la casa de paredes altas de Beverly Sky, un artista de fibras y fabricante de papel de Boston que vio el lugar por primera vez hace cinco años y ahora pasa unos cuatro meses al año aquí. Por "el precio de una plaza de aparcamiento en Beacon Hill", compró la casa de un artista con paredes de 150 años y un patio triangular. Mientras me mostraba los alrededores, el frío de la mañana disminuyó y el patio se iluminó.

"Este es el clásico Pozos", dijo. "Un poco de frío y frío, y luego el sol".

Regresé a la calle polvorienta, donde un caballo atado bebía un sorbo de un cubo. En el único bar de la ciudad, el camarero se acurrucó debajo de su colección de carteles de boxeo y fotos históricas.

Recordé un momento en el sitio de la mina el día anterior. Estaba subiendo una colina, unos pasos detrás de Sánchez, cuando de repente se detuvo, sonrió y señaló.

Pero estaba señalando un nopal frente a una pared derrumbada. Trabajando con algo afilado, algún hombre, mujer o fantasma había tallado una cruz casi perfecta en la carne del cactus. El cielo azul brillante y las nubes que se desplazaban rápidamente brillaban a través de la forma recién cortada.


10 mejores salones de baile de Texas

Mucho antes de Pandora y Spotify, los amantes de la música encontraban entretenimiento en los salones de baile. En Texas, la tradición continúa en sitios que se han convertido en hitos culturales. "Estás en un lugar especial, y la música es respetada y honrada. Es una experiencia que lo abarca todo", dice Joe Nick Patoski, periodista que presenta el semanario Texas Music Hour of Power. Comparte algunos lugares favoritos con Larry Bleiberg para USA TODAY.

Salón Gruene
Gruene, Texas
Las bandas hacen todo lo posible para tocar Gruene, que se autodenomina el salón de baile más antiguo de Texas. Ubicado en un antiguo pueblo fantasma, el salón de tablillas blancas ayudó a lanzar estrellas como Lyle Lovett y George Strait. En las noches de verano, el espacio sin aire acondicionado con una pista de baile de madera se llena de gente. "Es un buen sudor", dice Patoski. "Si alguien juega en el circuito de Texas, jugará contra Gruene". 830-606-1281 gruenehall.com

Botas de neón Dancehall & amp Saloon
Houston
Este lugar clásico de música country, donde Willie Nelson alguna vez tocó con la banda de la casa, ahora se llama a sí mismo el club country y occidental LGBT más grande de Texas. "Aquí es donde la cultura moderna se encuentra con la vieja tradición", dice Patoski. "Demuestra lo generalizada que es la música country dance en Texas. No importa quién esté haciendo el arranque. Es lo mismo de siempre". 713-677-0828 neonbootsclub.com

Billy Bob's Texas
Fort Worth
Si bien es posible que el honky-tonk más grande del mundo no sea un lugar íntimo, ofrece extras como montar toros para los huéspedes que deseen firmar una exención. "Es un escenario de vaqueros urbanos. Tienen grandes actos como cabeza de cartel, y lo que le falta en historia y textura, lo compensa en grandeza", dice Patoski. 817-624-7117 billybobstexas.com

Teatro de la ciudad de la música de Texas
Linden, Texas
Este antiguo teatro es el lugar de referencia para la música en el este de Texas, dice Patoski. Si bien es un lugar de actuación sentado, lo que lo hace más parecido a un teatro que a un salón de baile, tiene una historia profunda. Está dirigido por Richard Bowden, quien jugó con Don Henley y Glenn Frey, quien pasó a formar los Eagles. 903-756-9934 musiccitytexas.org

Habló roto
Austin
Esta institución de Texas celebra su 50 aniversario este año. Ahora es un refugio, rodeado por un nuevo complejo de apartamentos de uso mixto. "Solían ser docenas de honky-tonks como el Broken Spoke", dice Patoski. "No puedes venir a Austin sin ir al Spoke si quieres tener una experiencia musical". 512-442-6189 brokenspokeaustintx.com

Salón Stagecoach
Fort Worth
Este salón de gestión familiar mantiene un ambiente de la vieja escuela con luces antiguas y un piso de 3500 pies cuadrados para parejas que dan vueltas. Incluso ofrece clases de baile gratuitas antes de muchos espectáculos. "Si estás en Fort Worth y quieres escuchar música country, aquí es donde debes ir", dice Patoski. 817-831-2261 stagecoachballroom.com

Luckenbach Texas
Este legendario salón de baile encontró su fama en la canción de Waylon Jennings que tomó su nombre de la ciudad fantasma de Hill Country. Patoski dice que la canción no le hace justicia. "Luckenbach es como retroceder en el tiempo 100 años. Es un gran lugar para lanzar arandelas y herraduras y tomar una cerveza, incluso si no vas al salón de baile". 830-997-3224 luckenbachtexas.com

Crider's Rodeo y amp Dancehall
Hunt, Texas
Esta escapada de temporada a Hill Country a lo largo de la parte superior del río Guadalupe es uno de los principales lugares de baile al aire libre del estado, dice Patoski. "Antes del aire acondicionado en Texas, siempre ibas a las colinas para refrescarte. ¿Por qué bailar en un viejo y sofocante salón de baile? Simplemente hazlo al aire libre". Está abierto los fines de semana desde el Día de los Caídos hasta el Día del Trabajo, con un rodeo y una banda en vivo todos los sábados por la noche. 830-238-4441 en Facebook


En un antiguo pueblo fantasma, florece un artista queer

En Halloween, un pequeño pero devoto grupo de personas viajó a través del desierto en medio del frío a Cisco, Utah, para celebrar a la fotógrafa trans Tiffany St. Bunny y asistir a una exposición de fotos tomadas durante su residencia artística de un mes.

La residencia, llamada "Hogar de los valientes", se lleva a cabo en una antigua estación de servicio de ferrocarril y en un pueblo fantasma que está siendo resucitado por la artista Eileen Muza. La residencia se llevará a cabo dos veces al año durante un mes cada una, y Tiffany St. Bunny fue su primera residente. Muza afirma en el sitio web Home of the Brave que los artistas deben traer todo lo que necesitan, y no está bromeando. Cisco está a 45 minutos de la ciudad más cercana y no tiene agua corriente, supermercado, gasolinera ni residentes que no sean Muza. Compró la ciudad abandonada en 2015 con una misión clara en mente: reconstruir Cisco utilizando materiales recuperados y establecer un programa de artistas en residencia sin fines de lucro.

El espacio de trabajo en la residencia Home of the Brave en Cisco, UT (foto cortesía de Eileen Muza)

Tiffany St. Bunny, también conocida como "Bunny", creció en Oklahoma y ahora tiene su sede en Oakland, California. Es mejor conocida por Truckslutsmag, una cuenta de Instagram con una revista correspondiente que presenta imágenes de camiones y las personas queer y trans que los aman.

Lo que diferencia las fotografías de Bunny de otras fotografías queer es el entorno rural de las fotografías y cómo refleja su estilo de vida, especialmente cómo fue criada. “Creo que muchas personas [queer y trans] en esa comunidad están haciendo cosas en las que ven muchos camiones. Es diferente a la vida gay de la ciudad, seguro ”, le dijo a Hyperallergic.

El objetivo inicial de Bunny era simplemente tomar fotografías de camiones, y luego sus amigos se involucraron. "La gente decía: 'Voy a subirme a ese camión y quitarme los pantalones o algo así'. Yo les decía: 'Hagámoslo'". sus seguidores. “Creo que [las fotos] conmovieron a mucha gente”, nos dijo. "[Ellos] también estaban como, 'Oh, me veo a mí mismo en esto". Al principio, Truckslutsmag era popular principalmente entre la comunidad radical queer y trans, pero ahora tiene una base de fans más amplia.

Tiffany St. Bunny, "Crumbwave Dog + Grain" (2019), 12 x 18 pulgadas

Tiffany St. Bunny, "Eliana & amp Mara in Cisco" (2019), 11 x 14 pulgadas

Tiffany St. Bunny, "LHB & amp Her Hardbody" (2019), 35 mm, 8 x 10 pulgadas

Después de trabajar en el proyecto durante cinco años, Bunny solicitó la primera residencia de Home of the Brave en Cisco, que tuvo lugar en octubre. De 60 solicitantes, Bunny fue elegida. Resultó que Muza y algunos de los miembros del jurado ya estaban familiarizados con el trabajo de Bunny.

Cuando Bunny llegó a Cisco para comenzar su residencia en octubre, la temperatura osciló entre 80 y 19 grados. Bunny tuvo que adaptarse al estilo de vida rústico, el clima desértico y las comodidades limitadas. Ella nos dijo: "La parte más difícil de estar ahí fuera era que hacía mucho frío".

Sin embargo, la vida simple le sienta bien a Bunny. Como guía de aventuras durante ocho años y habiendo vivido fuera de la red en el norte de Alaska durante parte de un año en 2018, el artista de 37 años se siente más a gusto con la naturaleza. “Yo soy del campo. Crecí en una zona muy rural ". Al mirar las fotos, puede ver que Bunny se sintió cómoda en el entorno árido de Cisco. Hay una intimidad que se captura con el paisaje. "El desierto es un lugar de fuerza interior y paz para mí", dijo Bunny.

En un día típico, Bunny viajaba por Cisco y sus alrededores filmando para Truckslutsmag de 5 a 6:30 p.m. para capturar la luz del atardecer. También fotografió una serie más pequeña llamada Eternal Endless, un comentario sobre el tiempo y la percepción del tiempo que captura estructuras antiguas y abandonadas con palabras como ETERNAL y TIME IS A BUMMER pintadas en ellas.

Tiffany St. Bunny, "Endless - Cloudy" (2019), 30 x 45 cm.

Tiffany St. Bunny, "Sin título 1" (2019), 11 x 14 pulgadas

Para el proyecto Truckslutsmag, Bunny publicó una publicación en Instagram pidiendo que las modelos viajen a Cisco. “Solo pude decir hola, estoy buscando modelos aquí, y vino gente de Salt Lake, Colorado, Arizona y California”. Dijo que está agradecida de que muchas de las modelos estuvieran dispuestas a conducir, a veces de cuatro a seis horas, hasta un lugar muy remoto para participar en el proyecto.

Para Bunny, la creación de un entorno de trabajo colaborativo es una parte clave de su proceso. “Por lo general, le doy menos dirección a la gente a la que estoy filmando por primera vez porque quiero que se sientan cómodos. Le digo a la gente que traiga ciertos atuendos y ciertos accesorios o que recojan cosas de la tienda ". En las imágenes, las modelos están vestidas con cosas como bikinis, una gran peluca azul bouffant y calcetines de Playboy con tacones de aguja negros de plataforma, todos posando cerca de camiones. Una modelo con maquillaje de payaso saca la lengua juguetonamente, sosteniendo un rifle de asalto. A través de sus fotografías, Bunny toma el tropo del campesino sureño todoterreno y le da su propio giro, dando vida extraña al paisaje anteriormente desierto.

Tiffany St. Bunny, "Molly Clownin + Grain" (2019), 11 x 14 pulgadas

Tiffany St. Bunny, "Legs" (2019), 11 x 14 pulgadas

Para promocionar el programa, Bunny creó un folleto y lo publicó en su página de Instagram. También fue invitada en el programa de radio I Can See Queerly Now de KZMU. Días antes de la inauguración, la ubicación del lugar aún estaba en el aire. Mientras Muza esperaba usar el espacio del estudio de Bunny, Bunny tenía su corazón puesto en la cabaña de Muza. Se instalaron en la cabaña porque era más grande.

Con un presupuesto ajustado, Bunny compró los marcos de fotos en Michael's y trabajó hasta el último momento para poner las fotografías en orden. El día de la inauguración de la galería, condujo 100 millas de ida y vuelta a Grand Junction, Colorado, para recoger las impresiones. Luego, tuvo que enmarcar las impresiones (16 imágenes de Truckslutmag y cuatro imágenes de Eternal Endless) y colgarlas en las paredes para la exhibición. Cuando se le pregunta sobre su ética de trabajo, Bunny reflexiona: “Tengo una gran energía Escorpio y sigo adelante con todo. Básicamente, si digo que voy a hacer algo, no me rendiré ".

Se predijo que la noche traerá temperaturas en la adolescencia y Muza y Bunny se preguntaron si la gente incluso aparecería. Muza recordó haber pensado: "Si no viene nadie, al menos tendremos una fiesta para nosotros".

Bunny agregó: "Yo estaba como," ¿Quién va a salir aquí cuando haga 14 grados? Y luego mucha gente lo hizo ". Los músicos de Milwaukee Saebra & amp Carlyle actuaron para los invitados, algunos de los cuales vestían disfraces de Halloween.

A pesar del frío glacial y la prisa de último minuto por prepararse, Bunny siente que el programa, y ​​la residencia que lo hizo posible, fue un éxito. "Creo que mucha gente tiene sentimientos de síndrome del impostor discreto todo el tiempo, como si yo no fuera un 'artista real' y hay muchas personas que son mejores que yo", dice Bunny, reflexionando sobre la residencia. “Creo que la gran lección para mí fue que soy un verdadero artista. De hecho, soy muy bueno en lo que hago ".


Città Morte: pueblos fantasmas de Italia

Siguiendo una pista hecha de figuras fantasmales y lugares escalofriantes, te presentamos una serie de artículos sobre los pueblos fantasmas italianos, ¡otra adición interesante a nuestra espeluznante colección de artículos para el mes de noviembre!

Poggioreale, destruida por un terremoto (por lachris77 en depositphotos.com)

Edificios sin techo, sin plomería ni electricidad, calles demasiado estrechas para el Fiat más pequeño, vientos que arrastran basura y escombros a través de ventanas vacías & # 8211 estas son algunas de las imágenes que uno experimenta mientras explora Italia y Città Morte # 8217, o ciudades muertas. Mejor conocido por los angloparlantes como Pueblos fantasmas, muchos de estos lugares fueron abandonados después de que los terremotos redujeron a escombros los edificios principales. Los ciudadanos a menudo decidieron, o fueron obligados por el gobierno, a mudarse a una nueva ubicación en lugar de reconstruir. Ya sea un desastre natural, la falta de comodidades modernas o simplemente la disminución de una población anciana para provocar su abandono, Città Morte se puede encontrar en todo el país.

Sin embargo, algunos de estos Città Morte se les ha dado una segunda oportunidad de vida como colonias de artistas o, más a menudo, como refugio de ocupantes ilegales e inmigrantes ilegales. Es posible que haya cientos de aldeas y pequeñas ciudades abandonadas en toda Italia, con una mayor concentración en las zonas empobrecidas y sísmicamente activas del sur. A continuación se muestran algunos de los más conocidos entre ellos, que aún se pueden visitar en la actualidad.

Bussana Vecchia

Bussana Vecchia, una ciudad fantasma en Italia ahora alberga una colonia de artistas

Bussana Vecchia es posiblemente la más famosa de todas las Città Morte italiana, debido a su renacimiento como colonia de artistas. Los residentes de Bussana Vecchia también han estado librando una batalla legal de décadas con el gobierno local para permanecer en esta ciudad en ruinas. La ciudad está ubicada en Liguria, cerca de la frontera francesa y bajo la jurisdicción de San Remo. A fines del siglo XIX, un devastador terremoto hizo que la ciudad fuera inhabitable y se desmoronó hasta la década de 1960 y # 8217, cuando una compañía de artistas comenzó a ocupar los edificios. Hoy en día, el antiguo Pueblo Fantasma ha experimentado grandes mejoras gracias al arduo trabajo de sus ciudadanos-artistas. Las viviendas se han reconstruido y partes de Bussana Vecchia tienen electricidad y plomería, lo que permite empresas comerciales como restaurantes y galerías de arte. Aunque la ciudad no puede considerarse realmente & # 8220dead, & # 8221, la mayor parte conserva una apariencia en ruinas y sigue siendo un motivo inspirador para los artistas. Como toda Città Morte, su futuro es incierto ya que las autoridades intentan desalojar a los ocupantes ilegales o, más recientemente, intentan obligarlos a pagar el alquiler.

Giardino di Ninfa

Esta finca abandonada y antigua ciudad ubicada en Lazio es más conocida hoy por su jardines botánicos, pero sin duda califica como Città Morta. Giardino di Ninfa, como se conoce hoy en día, fue una vez la ciudad medieval bastante importante de Ninfa. La ciudad, cuyas raíces se remontan a la época romana, más tarde se convirtió en parte de la propiedad de la familia Caetani antes de que las guerras familiares y la malaria mortal la dejaran desmoronada y abandonada en el siglo XIV. En la década de 1920 y # 8217, los últimos descendientes supervivientes de los Caetani utilizaron las ruinas en ruinas como escenario de un jardín botánico de estilo inglés. Hoy en día, el Giardino di Ninfa es popular entre los amantes de la jardinería (y ha sido votado como uno de los parques más bellos de Italia), debido a sus escenarios románticos y perfectos, completados por vías fluviales cubiertas de puentes, iglesias en ruinas rodeadas de arbustos y muchos tipos de plantas exóticas. Con el último de los Caetanis & # 8217 pasando, el Giardino di Ninfa ahora es operado por la Fondazione Roffredo Caetani junto con el grupo conservacionista WWF (ver también Ninfa Gardens).

Ruinas en el río Ninfa en Giardino di Ninfa (por Mentafunangann en wikimedia.org)

Tocco Caudio

Pentedattilo

Pentedattilo, uno de los pueblos fantasmas de Italia y # 8217 (por GJo en wikimedia.org)

Esta ciudad medieval de Calabria ha estado desierta durante décadas debido a su ubicación, amenazada por terremotos y deslizamientos de tierra. Pentedattilo significa & # 8220 cinco dedos & # 8221 y se llama así por los pilares de roca que cuelgan ominosamente sobre él. Dado que Pentedattilo fue evacuado antes de una gran catástrofe, la ciudad está en muy buenas condiciones en comparación con algunas de las otras Città Morte. Muchos edificios todavía tienen sus techos, incluida la iglesia de la ciudad y los visitantes pueden preguntarse por qué fue abandonada. Hoy, una organización está tratando de reestructurar Pentidattilo, y recientemente esta ciudad fantasma se ha convertido en la ubicación de un Festival de Cine. Sin embargo, una mirada a los dedos de roca que se avecinan en lo alto hace que sea fácil darse cuenta de cómo incluso el más mínimo temblor de tierra puede hacer que la montaña se derrumbe sobre la ciudad misma.

Poggioreale

Este pueblo fantasma siciliano, ubicado en la provincia de Trapani, fue destruido por un terremoto en 1968. El casco antiguo de Poggioreale apenas existía durante trescientos años antes de que el terremoto obligara a los residentes a construir uno nuevo unos kilómetros al sur. Poggioreale no fue la única ciudad en Sicilia & # 8216s Belice Valley que fue abandonada y reconstruida en una nueva ubicación después del terremoto de 1968 & # 8217s. The medieval town of Salaparuta was completely reduced to rubble: not a building remained except for some ruins of its castle. Old Poggioreale fared slightly better and can still be visited in its deteriorated state.

The old Poggioreale, today a ghost town of Italy
Ph. depositphotos/lachris77

For Civita di Bagnoregio (probably the most famous città morta) please read: Civita the Dying city


Ghost towns all that remains from New Mexico’s abandoned, played-out mines


Click to enlargeAl Jazeera/Gabriela Campos

By the late 1800s and early 1900s communities such as Kelly, Dawson, Madrid, Pinos Altos, Golden and Hanover/Fierro proliferated throughout the state, providing the silver, gold, lead, coal and zinc that helped to fuel the industrial western expansion taking place in America. These boom towns, composed of a diverse mix of foreigners, would fundamentally change the demographic character of the state, arising from the dust and often abandoned in equal haste.

In the former mining towns of Hagan, Kelly and Dawson next to nothing remains. In Kelly, a mining head frame stands surrounded by flattened earth there are remains of the once numerous houses located at the base of the Magdalena mountain.

In Hagan, only skeletons of a large coal mining town remain, its adobe and concrete structures mirroring the orange and white of the New Mexico landscape. In Dawson, a lonely graveyard commemorates the hundreds of now deceased coal miners who travelled from Greece, Italy, Mexico and China to the remote high plains of northern New Mexico.

In places such as Hanover, Fierro and Golden, a different pattern of decline prevails. Melting couches, tattered curtains, ornate peeling wallpaper, all indicate different periods of abandonment and decay.

Some former ghost towns have been repopulated. Mining villages such as Madrid and Pinos Altos have found a second life, repopulated by artists and professionals attracted to these unusual spaces.

Today, throughout the state, these often haunting and intimate ruins stand as monuments to the patterns of migration and abandonment in rural New Mexico, a glimpse into a rich history and the people who helped to shape the region.

Please RTFA. A solid, educational essay on a piece of Southwestern history. Accompanied by stunning photography. Some of the best you’ll ever see.


IDAHO SPRINGS (Mile Marker 240) – ADRENALINE CAPITAL OF THE FRONT RANGE

This is the first real mountain town from Denver, and because of that, it’s become the Mile High City’s adrenaline capital. You can jump off rock cliffs on terrifying zip lines or scream through rapids in Clear Creek Canyon. Clear Creek offers more rapids per mile than any other commercially rafted river in Colorado. There are a staggering 18 companies in town offering wet suits and rafting trips. You can rent ATVs, horses, or mountain bikes and explore dozens of trails, one of which is affectionately called the “Oh My God Road!” You’ll find out why when you see the drop-offs without guard rails.

Colorado’s first major gold strike was discovered in Idaho Springs and today the town’s historic main street is lined with Victorian buildings that have been converted to bars, breweries, restaurants and mountain gift shops. Beau Jo’s Pizza is a town institution. For more than 40 years, they’ve been dishing out a hearty pie of what they call “Colorado style” pizza, which means each one weighs 3-5 pounds. Go mountain climbing antes de you eat the pizza. Down the block, the Buffalo Bar is where to stop for Colorado buffalo or lamb burgers. Buffalo is the leanest of red meats and has less calories than chicken. That’s also the home for the new and stylish Westbound & Down Brewery. Try a CPA (a Colorado Pale Ale).

At the other end of Main Street, Tommyknockers Brewery has been turning out award-winning brews for 20 years, including winning 17 medals at Denver’s prestigious Great American Beer Festival.

Tommyknockers were mythical two-foot-high creatures who lived in mines and caused mischief. If you have the nerve, you can enter the real Phoenix Gold Mine, a place that looks straight out of a Lone Ranger movie. Put on a hard hat and follow a vein of gold through a twisting, dark and damp tunnel, just hoping that the creaking 100-year-old wood beams hold up for at least one more hour. Right in town, the Argo Gold Mill processed more than $100 million of gold in its day. Today, it’s a steampunk’s dream of mining equipment, shafts, belts, wood ladders and stairs. After the tour, they’ll teach you the fine art of gold panning.


A $985,000 Commune To Move To With All Our Pals

My city feels empty lately. When I walk my dog in the now-dark evenings, there aren’t many lights shining. The fancy building a few blocks away only had three apartments lit up at 8 p.m. a few days ago. People have fled. They have put their condos up for sale up and down the street, running (I imagine) away to the suburbs or countryside homes with sprawling land and sky. This is jarring because it didn’t used to be like this. I live close to a bunch of restaurants that used to pump out the smell of roasting vegetables and the laughter of patrons. The whole point of living in a city is that the city feels alive. You live close to your friends, and close to the bar where you know the bartender, and close to activities. You sacrifice price, and space, and natural beauty because that liveliness seems worth it.

It’s not the sudden solitude that’s upsetting, or even the loneliness, it’s that it didn’t used to be this way here. It’s not supposed to be this way here. I wonder if that’s why several people I know have moved to rural areas this year, to places where it’s supposed to be calm and quiet and a little lonely, but for that you at least get something beautiful. I respect this decision, but personally, I like to live close to my friends. That’s why this week’s house is the perfect place to convince all your friends to live a little closer together.

(Zillow)

This is more than a house. This is a whole ass ranch. It’s in La Veta, Colorado, which is almost exactly three hours from both Santa Fe and Denver. The closest mountain on the map is named Silver Mountain, which makes sense because what we are about to buy is a mining town!

It is on 300 acres of land. You know the land is grand because the first eighteen photos are all just beautiful landscapes. We are nestled in between the mountains, surrounded by trees. There are snow caps and smaller foothills in the distance. Here on our land there is lush green grass and a wide flat blue sky. There is a trail through some tall trees and an old rusted out car. This part I don’t understand, and will ignore. Here is a cute little creek with tiny cascading waterfalls. All of that on 300 acres. Do you know how big that is? That’s about 226 football fields. That’s 187.5 square city blocks.

That’s a lot of space to spread out. And we know that land, lots of land, under starry skies above, is at least one solution to COVID-19. Cases are spiking. The last COVID-free county in America (Loving County, Texas) just got its first cases. So, yes moving to 300 acres of land in Colorado will not necessarily protect us all by itself. But look at all that sky. Perfect to distance under.

(Zillow)

But that’s not why this week’s house is great. This week’s house is great because it’s designed specifically for sharing. On this property, there are nine historic buildings. Six of them have been restored. The first we see is an adorable little cabin. It has a pointed roof and a big porch and looks exactly like the drawings of houses children make: a pair of windows on either side of the front door, a few small steps up.

Inside, the house is cute but not strange. It has drywall and curved entryways. It has a wood burning stove in the corner of the living room, a sunny kitchen window, and cabinets that look custom. Out back it has a wraparound porch. Also, I will live in this house. It is cute. What’s even cuter about it is that it was built in the late 1800s and restored by two siblings.

You see, our property, which is lovingly known as Uptop by people in the area, has been around since 1877 when the nearby town of La Veta had the world’s highest train tracks! Formerly, the property was known as Muleshoe and was a profitable silver-mining town from 1877 to 1899 when the world’s highest train tracks were removed. It stayed popular for a while: coal miners in the early 1900s, loggers in the 1920s, people taking their car for a drive through the high pass in the ’40s. But in 1962 the state of Colorado built a big highway, leaving Uptop off the path, sealing its fate as a ghost town.

(Zillow)

But that was not the end for Uptop. It was a ghost town until 2001 when siblings Deb Lathrop and Dianne “Sam” Law took over. The National Trust for Historic Preservation has a wonderful blog written by Steven Piccione about how the siblings abandoned their hectic east coast lives, quit their jobs, and moved West. The American Dream in its fullest. According to Piccione’s reporting, the siblings worked to get Uptop listed on the National Register of Historic Places and fixed up six of the nine buildings and now, after 20 years, they are ready to move on. That’s why the property is for sale. It is ready for us to take it.

According to Zillow, the siblings listed the house in March 2019 for $1,350,000 so it is safe to say that the $985,000 it’s listed for now is a steal.

Beyond the main cabin there is a small church with pews (and an altar that definitely could not be used for a sacrifice), three more renovated and partially renovated single family cabins, and then there is the showstopper: a giant, vaulted ceiling dance hall complete with a huge curved wooden bar!

(Zillow)

So here is what we are going to do: We are going to form a commune. Think about it. It makes perfect sense! We can gather up three or four other households and form one pod of people that goes West and moves into this former ghost town and fills it with life. “But Kelsey,” you might be saying, “how is this not a cult?” And I will tell you: This is not a cult, it is a commune. Cults have a leader and here we will only have community. We will practice not self care but mutual cooperation. We will believe that we are the ones who keep us safe. We will see people we love on weeks we desperately need to, and be able to hug because we are all together anyway. We will maybe give sustenance farming a shot. We will be so much less lonely if only because there will be no more six-foot gap standing between us, reminding us of how far apart we are.

Of course we can’t live in harmony with our pals forever. Everyone knows that most communes fail, that capitalism can ruin even the most beautiful communities. But we don’t need a space that can be just for us forever. We only need this space for now. Look how large the serpentine bar is. Look how smooth the wood is, how it is the perfect height to lean across as you ask for a single, no. Make it a double. When precedented times return, maybe we can host fancy weddings on our property: small ceremonies in the church, big parties in the dancehall. Definitely no conferences or workshops with Powerpoint. But until then, at least we’ll have this big sky and this space and each other.

The ranch has been listed on Zillow for 282 days. If you buy this wonderful ranch, please give it to me. Dibs on the main house. Gracias.


Arranging Your Own Airfare

We highly recommend you purchase your airfare through Road Scholar. However, in most cases, you can make your own travel arrangements if you prefer. If you do, you will be responsible for transferring from the airport to the starting location of the program and returning to the airport upon conclusion of your program. Additionally, if Road Scholar must alter the program in a way that affects flight schedules, you will be responsible for changing your flight plans accordingly, which may involve airline fees.

If you are arranging your own flights, you should enroll using the Program Only Participant (POP) departure city category. For your protection, please do not make your airline reservations until you receive your final information packet from Road Scholar. If you cancel or transfer, you may be subject to airline change penalties. If your Road Scholar program includes internal flights within the program or other non-refundable program components, you will be responsible for those change or cancellation fees.


Ver el vídeo: RIESIGE GEISTERSTADT MITTEN IN DEUTSCHLAND! (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Dozragore

    No es más que condicionalidad.

  2. Mads

    Creo que estás equivocado. Discutámoslo. Escríbeme por PM, hablamos.

  3. Telrajas

    ¡Pero esto es genial!

  4. Erland

    Te pido disculpas, pero, en mi opinión, no tienes razón. estoy seguro Puedo defender la posición. Escríbeme por PM, hablamos.



Escribe un mensaje